La máquina a vapor

maquina_vapor.jpg

Esta historia empieza cuando yo tenía 9 años. Por un breve período en el cual viví en Buenos Aires, alguien (no me recuerdo quien) me regaló un juguete muy particular: una máquina a vapor en miniatura. Era vieja y no funcionaba. Las uniones entre el tubito de vapor, la caldera y el cilindro perdían y no se obtenía la presión necesaria para mover el pistón y la rueda. Yo soñaba de hacerla funcionar pero no había vuelta de hoja. Mi madre trató de ayudarme dándola a un técnico que reparaba radios. Ella no sabía que los tubos de bronce no se sueldan fácilmente con un soldador para electrónica. Aparentemente tampoco el técnico lo sabía o quizás tenía otros planes (por ejemplo quedársela). Yo preguntaba todos los días por mi máquina a vapor. Nada de nada. Después de un tiempo, la aventura de Buenos Aires no daba para más: "nos volvemos a mardel" me dijo mi madre un día. Y así fue, mi maquinita de vapor no la vi nunca más, se la quedó el técnico.

maquina_vapor_argentina.jpg
Foto que encontré en Internet de la vieja máquina a vapor argentina.

Veinte años más tarde, ya radicado en Italia, por motivos de trabajo viajé en auto a Alemania con algunas personas, entre ellos el dueño de la empresa en la cual yo trabajaba. Nos paramos para comer en el camino y entramos en un negocio donde vendían cosas viejas. Para mi sorpresa (y emoción) en un escaparate había una estupenda máquina de vapor. Era mucho más grande y compleja de la otra. Lástima que también el dueño de mi empresa la había visto y no me dio ni el tiempo de hacer nada que se la compro para él. No se si alguna vez la hizo trabajar. Y así, por segunda vez, mi sueño de poseer una máquina de vapor funcionante no se concretó.

Pasaron muchos años todavía y otro viaje a Alemania, a Berlín esta vez, de vacaciones. Busqué la tienda más grande, reparto juguetes, llevaba un papelito en el bolsillo con escrito "maquinita a vapor". ¡Y ahí estaban nomás! Tantos modelos distintos. No costaban poco. Y naturalmente las dudas que surgen: no soy más un chico, es mucho dinero ¿y para que sirve? ¿como la meto en la valija, en el avión? ¿y que modelo elijo? etc. etc.

Al final la compré, una de las más grandes, la pueden ver en el video que hice. La tengo en mi laboratorio, cada tanto la enciendo. Le hice un pequeño recipiente de metal para poder usarla con alcohol (el recipiente original funciona solo con pastillas de combustible que no se consiguen donde vivo). Me gusta verla funcionar.

Por mucho tiempo estuve convencido que la máquina de cuando era chico, era alemana. No se, pensaba que solo los alemanes podían construir juguetes así extraños. Mi sorpresa fue reciente, cuando descubrí que en realidad era "Industria Argentina". Reconocí el modelo en una foto que encontré en internet recientemente y que la pueden ver aquí. Me la imaginaba más imponente. Como cambia la visión de las cosas con el tiempo.

Solo quería contarles esta historia.

Gabriel

 

Los contenidos de este blog son originales y están bajo una licencia Creative Commons BY_NC_SA

25 pensamientos en “La máquina a vapor”

    1. Dentro de cada adulto debería vivir siempre un niño. Aunque tardíamente te felicito por tu pedacito de sueño cumplido.

  1. Hermosa nota Gabriel, yo vivo en Mar del Plata y tengo una desde mi niñez. Y funciona a la perfección!!!

    Me gustaría mucho ver una foto John.

  2. Mi papá tiene la suya y de vez en cuando la saca para deleitarnos, tiene hasta un silvato para liberar la presión.
    Juguetes como esos no se encuentran tan facilmente, si en el mundo construyeran juguetes así, tendríamos menos delincuencia.

  3. Esta historia no es solo bonita por el tema o el contenido, sencilla y definitivamente, emociona.
    No trata solo de una maquinita de vapor. Encierra una enorme cantidad de emociones, recuerdos y deseos que han estado presentes en Gabriel y supo plasmar en palabras.
    Te felicito por haber recuperado, aunque no sea la original, tu maquinita, a vapor y por medio de ésta, traer al presente recuerdos de tu infancia que hoy, aunque sea por un minuto, te hicieron feliz.

    Con tu sensibilidad, has captado la esencia del post Enzo.
    Se llega a un punto de la vida en el cual es necesario empezar a quererse realmente.
    Un gran abrazo.
    Gabriel

  4. buenisimo che! muy linda la historia, me hizo acordar a mi viejo, de chiquito el tambien sentia facinacion por esas maquinas, mi abuelo era breakero en el viejo ferrocarril…tambien me acorde del doc emmet brown jajajaja

  5. Falicitaciones, un articulo excelente, me gustaria tener una, ya imagino poniendola en funcionamiento cada tanto jajajaj.
    No estaria buena hacer una? me gustaria esa experiencia, voy a comenzar a buscar informacion, si tu tenes fotos que la muestren bien para un esquema general, agradezco.

    Gracias por los aportes.

    Nunca pensé en construir una pero tu idea me parece interesante. Hablaré con una persona que he conocido recientemente y que es muy capaz en cuestiones mecánicas.

  6. Muy buena nota, me trae muchos recuerdos de mi niñez , mi maestro de 5to grado una vez trajo una a la clase y siempre quise tener la mia . Tambien pense en construirme una. Muchos saludos desde Bs As.

    Gracias Marcelo por contarnos tu experiencia. Son muy especiales estas máquinas de vapor.

  7. Excelente recuerdo… Inevitablemente me lleva a mi niñez en Santa Fe, yo observando una que trajo un compañero a la escuela y deseando tenerla.
    Hace poco vi una parecida en una casa de hobby acá en Sevilla, donde vivo ahora.
    Me has generado el impulso de averiguar el precio.
    Por otro lado, excelente tu página. Gracias!

    Hola Hugo, no lo dudes un minuto y cómprala!! 🙂

  8. ¡Qué buen recuerdo! Yo nunca tuve nada parecido, pero cuando a mis 7 u 8 años me mandaron a vivir con mis abuelos (hablo de 50 años atrás), él tenía un taller en que en un tiempo usaba para reparar electrodomésticos (en aquella época: licuadoras, aspiradoras, lustradoras, planchas…). Como él ya no lo usaba, me pasaba el día metido allí. No lo incendié de casualidad 🙂
    Esto no tiene que ver con la máquina de vapor, pero sí con los recuerdos de cómo comenzamos con esto: puede ser electrónica, mecánica, química, cualquier otra cosa. Es que el artículo me retrotrajo a aquella época, en la que todo era entusiasmo para crear, de los problemas se encargaban los grandes 🙂
    El entusiasmo no lo perdí, lo que ahora tengo son los problemas. ¡Qué le vamos a hacer!

    Le mando un abrazo a Gabriel, el creador de Inventable, un sitio en el que además de siempre poder aprender algo más (SIEMPRE se puede aprender algo más), hay amabilidad y disposición para darle una mano a quien lo necesite, sepa de electrónica o no.

    Saludos cordiales a todos.
    Juan

  9. Casualmente cuando tenía 9 años en La Plata, mi viejo se apareció un día del trabajo (en Bs As) con una, exactamente la D.E.O. esa de la foto de arriba.
    Ahora vivo con mi familia en la Patagonia, hace unos meses se dobló demasiado el cigueñal del motorcito Briggs de la cortadora de pasto, luego de encontrarse en su camino la cuchilla con una piedra, por enésima vez. como estas cosas de la niñez quedan dentro nuestro siempre vivas, se me ocurrió que quizás se podría adaptar el desgraciado motorcito para hacerlo funcionar con vapor. Googleando pude encontrar varios videos en youtube con personas que me ganaron de mano y lo hicieron. Ahora estoy viendo como rellenar el arbol de levas para adaptarlo, ya que el mío es de nylon.
    Me encantó tu historia, me sentí muy identficado en ella.
    Sañudos desde la cordilera,
    Sebastian.

  10. Linda historia.
    Recién veo su blog y es muy interesante. Llegue a el por el tema de la iluminación LED tema que me gusta mucho
    Mi padre siempre hablaba de cuando pequeño había tenido un motorcito a vapor de esos. Me quedé con la inquietud y a pesar de ser mayor aún no compro uno, ya lo haré.
    Hay algunas marcas alemanas muy buenas.

  11. casual mente yo tengo una maquina como la del video o parecida, no se de que año es, calculo de los años treinta y todavía funciona

  12. Revisando un local de antigüedades encontré una model major 1550 inglesa, funciona y es un Chiche fabuloso, muy buena historia Gabriel.

  13. Hola, me encanto tu motor a vapor, tengo un gran amigo que las fabrica totalmente a mano, son maravillas mecanicas … ! las hace hasta de dos cilindros en V … una maravilla … ( las hace solo por hobby, tiene muchas )

      1. Hola Daniel Jorge, te contesto de metido…
        Lamentablemente en los comentarios del Blog no se pueden adosar imágenes, ni archivos, pero podrías subir tus fotos a un servidor externo, yo utilizo 4shared, y luego colocar el enlace de la misma en un comentario.
        En el Foro tampoco se pueden subir imágenes directamente, pero si permite poner los enlaces de tal forma que se veas las mismas directamente en un mensaje.
        Otra alternativa sería enviarle a Gabriel (Inventable) las fotos en un mail explicando que deseas mostrar y que el las coloque en el Blog. El correo de Gabriel está en la FAQ del Blog.

        Saludos
        HJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *